Salaverna: el asalto de Frisco. La minera borra el caserío. Mil 200 hectáreas para el consorcio