Pasivos ambientales de la minera Sillusatani afecta a familias puneñas