Minería: ¿seguridad jurídica o soberanía?