En Cocula, México, sonó fuerte: „NO PASARAN“ … y se tuvieron que ir las mineras.