San José-Huevos Verdes

El noroeste de Santa Cruz se caracteriza por la poca población, la dependencia del Estado, y algunas incipientes actividades económicas como el turismo y la producción agropecuaria orgánica. Las reacciones sociales frente a la expansión minera, nacen como disidencia o cuestionamiento al ?discurso único? de los gobiernos y las empresas mineras. Lentamente fue fermentando el descontento, un poco por el contagio de Esquel (el caso más notorio de resistencia a la minería en la región patagónica y probablemente en Argentina), pero también por la defensa de los bienes comunes y aquellas actividades económicas de perfil más sustentable, ecológico y atractivo para buena parte de la población. Estas reacciones se insertan en una historia lenta, silenciosa y de cierta sumisión o dependencia (a pesar de encontrase a casi 1,000 Km de la capital provincial, Río Gallegos) de las decisiones gubernamentales. Por ejemplo, a mediados de 2006, en Perito Moreno una sola familia se había animado a colocar un cartelito de ?No a la mina? en su automóvil.

La zona incluye Perito Moreno, Los Antiguos, Hipólito Yrigoyen, Bajo Caracoles, cuenca de los ríos Pinturas, Deseado y zona cercana, incluyendo el sitio Patrimonio Natural de la Humanidad ?Cueva de las manos?, el Lago bi-nacional Buenos Aires y otros.

Según el Informe de Impacto Ambiental de la propia empresa, la mina San José utiliza 180 mil litros por hora. Aunque los anuncios de aumento de la producción minera implicarán un aumento en los consumos. El agua se toma de napas subterráneas cercanas, y del desagote de la propia mina.

Es interesante destacar que la zona centro-norte de la provincia de Santa Cruz tiene serias deficiencias en la provisión de agua para la población, en particular en las ciudades de Las Heras (ubicada 180 Km al este de la mina) y Pico Truncado (distante 250 Km), aunque esto se debe al enorme consumo de la industria petrolera y la llamada ?recuperación secundaria?. Por estos problemas se propone la construcción del dique Los Monos, en el sur de Chubut, una obra muy resistida por sus impactos ambientales y por responder a las necesidades del lobby petrolero. La expansión de la minería en el noroeste de Santa Cruz generará un agravamiento de los actuales problemas relacionados con el agua en la región.

En los proyectos de exploración minera, no son significativos los consumos de agua, aunque estos anticipan la posibilidad de mayor presión sobre la disponibilidad de agua en caso de avanzar a una etapa de explotación.

Según fuentes oficiales la superficie provincial afectada a actividades de exploración minera supera las 2 millones 900 mil hectáreas, el 12% de la superficie total.

La concesión de Minera Santa Cruz, en la mina San José, es de casi 40 mil hectáreas. Mientras Patagonia Gold cuenta con 70 derechos mineros, totalizando unas 200,000 hectáreas en la provincia de Santa Cruz.