San Bartolomé

Las comunidades originarias del Ayllu Jesús Machaca, afectadas desde el año 2004 por las actividades del proyecto Minero San Bartolomé, inaugurado recientemente en el departamento de Potosí, República de Bolivia, apelando a que la empresa Manquiri cuenta con el financiamiento de seguro de riesgo político de la OPIC (Corporación de Inversión Privada para el Exterior, por sus siglas en ingles) agencia del gobierno norte americano que apoya al proyecto San Bartolomé con USD 54 millones, ha demandado la presencia de éste organismo financiero internacional para que medie en la resolución del conflicto que sostienen con la empresa desde el año pasado.

Los originarios de Jesús de Machaca, denunciaron que el 2004 tuvieron que sufrir la expropiación de 400 hectáreas de su territorio sin que para ello, la empresa Minera Manquiri, filial de la corporación estadounidense Coeur d’Alene, aplique lo establecido en las Políticas Operacionales del Banco Mundial ? IFC (Corporación Financiera Internacional por sus siglas en ingles) a las que OPIC se ha acogido, y pone como condición de financiamiento a sus prestatarios.

Las políticas del Banco Mundial establecen que las poblaciones indígenas „Cuando en circunstancias excepcionales, no sea posible evitar el desplazamiento, el prestatario se abstendrá de llevarlo a cabo hasta obtener amplio apoyo al mismo por parte de las comunidades indígenas afectadas, en el proceso de consulta previa, libre e informada. En tales casos, el prestatario elabora un plan de reasentamiento. Reasentamiento involuntario, que sea compatible con las preferencias culturales de los Pueblos Indígenas e incluya una estrategia de reasentamiento basada en el acceso a la tierra“.

A pesar de tener una política tan clara, la empresa Manquiri hizo caso omiso a la misma por eso, cansados de la actuación poco transparente de la empresa, los originarios del ayllu, tomaron la decisión de acudir ante esta instancia internacional considerando que OPIC cuenta con mecanismos de quejas, las mismas que obligan a las empresas que soporta financieramente, a tener una actuación social y ambiental con estándares internacionales, que en el caso de el Ayllu Jesús de Machaca no se estuvieron aplicando.