Regina

La comunidad Condoraque dedicada a la crianza de vacunos, alpacas y ovejas, está siendo golpeada por la contaminación minera. Se recuerda que la Mina Regina viene contaminando la laguna Choquene y el río Condoraque desde hace 25 años en esta comunidad, a través de los relaves, producto del tratamiento metalúrgico con reactivos inórganicos, para la recuperación de minerales tales como el tungsteno, plomo, plata, zinc, oro, etc. Este pasivo ambiental está consignado dentro de los 20 más importantes de Perú, y hoy, la mina Sillustani S.A., viene trabajando el proyecto Regina en esta zona, labor que ha sido transferida a MINSUR desde el año 2006, bajo una compra venta con el Estado. En la venta se contemplaba el compromiso de la empresa, en subsanar todos los pasivos ambientales para iniciar con sus actividades de exploración, existentes en la zona, pero la filial ha preferido evadir el compromiso, más no la exploración.

Los dirigentes de la cuenca de los ríos Quilcapuncu, Putina, Huatasani y Huancané están muy preocupados y consternados por el Plan de Cierre y Manejo que quiere establecer la empresa minera Sillustani S.A. ya que la propuesta de la minera muestra inconsistencia a nivel de ingeniería de detalle, dique de contención y depósito de relaves, donde resaltan la falta de análisis de taludes, carencia del estudio de penetración ligera o PDSL, entre otros.

La polución que nace en la laguna de Choquene, contamina el río Condoraque, Toco Toco, Putina, Huancané, Ramis, desembocando finalmente en el lago Titicaca, afectando el medio ambiente de la región Puno.