Proyecto la Luz

Wirikuta ha recibido el reconocimiento como lugar sagrado a fin de ser protegido de toda amenaza depredadora. En 1991 fue decretado por el gobierno de San Luis Potosí (SLP) como Sitio de Patrimonio Histórico, Cultural y Zona de Conservación Ecológica del grupo étnico wixárika. En 1999 el mismo gobierno lo decretó Área de Reserva Natural Protegida (ARNP) y Lugar Sagrado del Pueblo Wixárika. En 2000 el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) reconoció a la Nación Wixárika, al gobierno de SLP y a Conservación Humana, AC, por sus esfuerzos por la conservación ambiental y cultural de Wirikuta. Desde 1988, Wirikuta es parte de la Red Mundial de Sitios Sagrados Naturales (UNESCO, 1988) y está en la lista tentativa para ser Patrimonio Cultural y Natural de la Humanidad.
En abril de 2008, en el Pacto Hauxa Manaká, en Durango, el presidente Felipe Calderón y los gobernadores de Nayarit, Jalisco, Durango, SLP y Zacatecas se comprometieron a respetar y proteger las rutas históricas de peregrinación y los lugares sagrados wixárikas.
Al año siguiente el pacto fue violado con el otorgamiento de concesiones mineras por parte de la Secretaría de Economía sin que existiera una consulta a los pueblos afectados previa, libre y bien informada, como lo marca la ley.
Las autoridades wixáricas decidieron conformar en el 2010 el Consejo Regional Wixárika en Defensa de Wirikuta, y con la asesoría y acompañamiento de organizaciones sociales se creó el Frente en Defensa de Wirikuta, lo que ha permitido la visualización, la solidaridad y difusión nacional e internacional de esta causa. (ver http://frenteendefensadewirikuta.org/wirikuta/)
Las comunidades amenazadas no solo deben confrontarse con la empresa y las autoridades pro empresa, sino también con los vecinos de Real de Catorce, de fuerte tradición minera y que han sido intervenidos intensamente por el trabajo de cooptación comunitaria de la minera.