Mina de Cata

La empresa minera canadiense Great Panther está contaminando el agua de Guanajuato mediante sus procesos de extracción de metales, cuyos residuos han afectado durante años la calidad del líquido en las presas La Soledad y La Esperanza. La minera arroja a las cuencas fierro, manganeso, arsénico y selenio, elementos que se vierten desde la presa en Cata a través del río del mismo nombre, luego van a dar al río Guanajuato y finalmente a la presa de la Purísima.   La cuenca por la cual discurren las aguas que finalmente se embalsan en la presa de La Purísima es eminentemente minera y que en ella existen más de cincuenta presas de jales, que aportan contaminantes que se sedimentan en la presa.   El presidente del Consejo Directivo del Simapag comentó que los metales pesados con los que se estaría contaminando la presa son el hierro, el manganeso y el selenio; comentó asimismo que de haber un desplome de una presa de jales, la contaminación que se generaría en la presa de La Purísima podría ser muy grande, lo que se podría prever con un estudio sobre las presas de jales, checando que tengan los drenes correctos y monitoreando además su estabilidad.   A las presas que se forman con los desperdicios de las minas se les llama „jales“, y que éstos son lodos, por lo general compuestos de arenas muy finas y muy inestables, por lo que llegan a derrumbarse. Los lodos o jales se amontonan y se llegan a formar grandes volúmenes que con el tiempo adquieren consistencia. En la comunidad El Cedro se depositaron miles de toneladas de lodos de las minas, por lo que está quedó rodeada de jales.   (Fuente: Correo, el Diario del Estado de Guanajuato, Junio de 2008)