Los Chancas

La Empresa Minera Southern Perú CC desde 1998 realiza actividades de exploración en la comunidad de Tapayrihua Provincia de Aymaraes- Apurímac, y hasta el año 2013 trabajaron de forma ilegal, al no consultarle a las comunidades si es que quería minería en su territorio.

En ese contexto de abuso e impunidad, las comunidades se han visto directamente afectados por los trabajos de exploración sobre todo en las épocas de lluvia, ya que las tierras al ser removidas para las trochas “carrozables” y plataformas de perforación, generan deslizamientos de enormes cantidades de tierras que afectan los caminos, chacras, canales de riego, viviendas y otros. Una consecuencia de esto, es la lamentable situación del complejo arqueológico MUYUMUYU Y HUAQAMOLLE.

Las actividades operativas de la empresa no solo se quedan en el plano extractivo, sino, se trasladan al ámbito judicial y policial. En estos años, la Southern continúa persiguiendo, difamando y amedrentando a todos nuestros hermano/as que levantan su voz de protesta. A pesar de haberse presentado denuncias ante la Defensoría del Pueblo el Congreso, el Ministerio de Energía y Minas, todas las vías tienen color minero.

La comunidad de Tapayrihua, a pesar de todo el historial en su contra, ha propuesto en reiteradas ocasiones una mesa de diálogo entre la Comunidad y la Empresa para tratar los problemas señalados. Se extendieron reiteradas invitaciones a la empresa minera, y esta se negó categóricamente a participar, desconociendo a toda la comunidad organizada.

Ante esto, las comunidades se vieron en la obligación de realizar una serie de manifestaciones y bloqueos, y obligaron a la empresa a retirar su máquinaria pesada del territorio.

El impacto producido obligó al Estado, a través de La Presidencia del Consejo de Ministros, conformar una Mesa de Trabajo para el desarrollo de los distritos de Tapayrihua y Pocohuanca. Según la Resolución Ministerial Nº 128-2013, publicada hoy en el diario El Peruano, este grupo de trabajo deberá propiciar el desarrollo, la productividad y competitividad agropecuaria en estos distritos sureños. Además fortalecer la implementación de programas sociales.

La comunidad sigue en alerta, para ver si esta mesa de trabajo será finalmente el camino adecuado para la resolución a este desigual conflicto que lleva más de catorce años de historia.