Llay Llay

Un grupo de vecinas de Llay Llay se organizó para frenar la construcción de una planta de procesamiento de metales preciosos a escasos metros de donde estudian sus hijos y se desarrolla la vida local. Esto, luego de analizar la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) del proyecto, la que fue aprobada por la autoridad ambiental de Valparaíso el 23 de abril de 2013, pese a que los vecinos no habían contado con información del proceso de evaluación, y que el mismo, estaba lleno de imprecisiones, omisiones e ilegalidades.

El Servicio de Evaluación Ambiental de Valparaíso aprobó la construcción de esta planta purificadora y procesadora de metales preciosos, ignorando que ésta se ubica a escasos metros de la ciudad de Llay Llay y de al menos 6 centros educacionales. La empresa Andean Dragon Limitada ingresó su proyecto al sistema mediante una Declaración de Impacto Ambiental (DIA), lo que supone que la autoridad confía en la buena fe del titular que declara que su proyecto no va a provocar daños más allá de lo permitido por la normativa ambiental.

Los vecinos se han organizado para dar a conocer las implicancias peligrosas que significaría que la planta procesadora de metales preciosos comience a operar, amenazando la vida de niños, abuelos y la población en general. A través de diversas manifestaciones (marchas, puerta a puerta, entrega de información) la población de la V región y del país se ha enterado de lo peligrosa y contaminante de esta industria.

Todo este contexto ha conllevado a que los vecinos hayan interpuesto un recurso de protección en la Corte de apelaciones para denunciar y esclarecer las omisiones y falta de participación ciudadana, por parte de la empresa y el gobierno chileno. La comunidad, a través del colectivo Estación Resistencia y el apoyo de diversas organizaciones comunitarias de la V región y de OLCA, no darán su brazo a torcer hasta asegurar que Llay Llay se mantendrá con el aire puro que ha gozado tener hasta ahora.