Lago Lleu lleu

En 2003, el empresario chileno Jaime Troncoso siguió los pasos de investigadores japoneses que años antes habían merodeado, sin resultados positivos, la provincia de Arauco en busca de minerales denominados „tierras raras“. Finalmente, en tierras aledañas a comunidades mapuches encontró rutilo, vanadio y escandio, entre otros minerales. El hallazgo de escandio es el que más ha llamado la atención del empresario, que ya logró socios en la compañía mexicana Manto Rojo.

Sin embargo, el hallazgo amenaza las aguas del lago lleu lleu, lugar sagrado para las comunidades mapuches vecinas, las que están dispuestas a defenderlo a toda costa, de hecho, el propio empresario fue sacado bajo amenazas y machetes en mano desde un predio de la Forestal Mininco -cuyos terrenos son reclamados por la comunidad Juana Millahual- por un grupo que rechaza la iniciativa. Misma suerte que han corrido geólogos y otros profesionales que quisieron hacer estudios en la zona. Hasta el mismo gobernador de la provincia fue emboscado con su comitiva, en clara señal de que el Lago Lleu Lleu no se toca.

Estas y otras circunstancias determinaron que Manto ojo retirara la solicitud de explotación que mantenía en CONAMA, pero el mismo Troncoso sigue merodeando la zona y se dice que ahora pretende presentar un proyecto asociado con dirigentes mapuches que habrían negociado con él.