La Granja

La Granja es un proyecto minero de cobre, ubicado en el distrito de Querocoto, provincia de Chota, región Cajamarca. El proyecto fue transferido al Grupo Rio Tinto a finales de enero del 2006, luego de un proceso de licitación pública convocado por el Estado Peruano. Rio Tinto estudia el posible desarrollo del proyecto La Granja, a través de los estudios de prefactibilidad en los que se evalúa si existen las condiciones geológicas, ambientales, sociales y económicas para construir una mina.

En este sentido planea construir una Planta de Demostración de Lixiviación en el distrito de Reque, provincia de Chiclayo, región Lambayeque. Con esta finalidad adquirió 10 hectáreas de tierras de la comunidad San Martin de Thours. La construcción de la planta demandaría una inversión de unos 25 millones de dólares y tendría una vida útil de aproximadamente 5 años y generaría unos 300 puestos de empleo. La planta tiene como objetivo examinar entre 4.000 y 8.000 toneladas de muestra de mineral y es considerado un aspecto clave del proyecto La Granja.

Los pobladores organizados en el Frente de Defensa de Reque sostienen que la construcción de la planta constituye un riesgo para el ambiente por la presencia de arsénico en el minero de cobre del yacimiento La Granja lo que afectaría las actividades agrícolas y ganaderas de la zona. Asimismo, sostienen que la planta se instalaría en una zona de expansión urbana y futura zona comercial por su cercanía a Puerto Eten. También cuestionan la ausencia de transparencia en la información y los diálogos con la población, puesto que sólo se realizaron negociaciones con la comunidad campesina de San Martín y la Municipalidad distrital de Reque.

La empresa Río Tinto por su parte señala que ha realizado estudios por dos años para determinar el diseño y ubicación de la planta. La planta no generará impactos en el ambiente ni en la salud de las personas; el agua que se utilizará será recirculada y que no se obtendrá agua ni del río ni del subsuelo de Reque, ni habrá vertimiento alguno. Finalmente la empresa ha sostiene que cuenta con todas las autorizaciones y permisos para iniciar la construcción de la planta.

Los pobladores realizaron diversas acciones de protesta en oposición al proyecto de la planta de demostración y exigieron a la municipalidad distrital ordenar el cierre de la construcción de la planta. También participaron de los talleres informativos convocados por la empresa y las autoridades regionales de minería y apoyados por el Ministerio de Energía y Minas. Como consecuencia de las crecientes y masivas movilizaciones en contra del proyecto, la empresa (octubre, 2008) decidió la suspensión temporal de la construcción de la planta y en octubre del 2009 anuncio la cancelación definitiva de la construcción.