Cordillera del Cóndor

En octubre del 2001, dos años después de la creación de la Zona reservada Santiago en el ámbito de los distritos Cenepa, río Santiago y Nieva de la provincia Condorcanqui, en Amazonas (Decreto Supremo 005-99-Ag), la compañía minera Afrodita SAC solicitó a INRENA la autorización de explorar y explotar 39 concesiones mineras situadas en las cabeceras de los ríos Cenepa y Comaina.

Este proyecto, considerado como incompatible con las condiciones naturales del territorio, fue rechazado de plano en el 2001, mediante la Carta 438-2001-INRENA-J-DGANP, firmada por el entonces Jefe del difunto INRENA, Matías Prieto Celi.
Afrodita no claudicó y tres años más tarde logró que el ministerio de Energía y Minas aprobará el inicio de tres de sus proyectos: Campana I, Comaina I y II. En el 2007, ya en el gobierno de Alan García, y a pesar de la protesta de las comunidades awajún-wampis (quienes temen que la explotación minera contamine los ríos Sawientsa, Comaina, Marañón y Amazonas, así como el Parque Nacional Ichigkat Muja, la Reserva Comunal Tuntanain y la Zona Reservada de Santiago-Comaina), el ejecutivo llegó a la decisión de recortar 69, 829.048 hectáreas del Parque nacional a fin de formalizar las empresas.

Allanado el camino ? y apenas recortada la Zona Reservada ? la minera Afrodita vendió sus concesiones mineras y el cien por ciento de sus acciones a través de contratos de transferencia a Dorato Perú SAC, subsidiaria ?nacional? de la empresa canadiense Dorato Resources Inc., empresa perteneciente al Grupo Cardero. Ni Dorato Resources Inc. ni Dorato Perú SAC han tenido previamente actividad minera.

El gerente general de Dorato Perú es el peruano Carlos Ballón Barraza, responsable del capítulo minero del Plan de Gobierno de Alan García y socio de Abel Salinas, ex ministro de Energía y Minas durante el primer gobierno aprista (1985-1990). Barraza sería también, según reportes de Servindi, dueño de diversas concesiones en la Cordillera del Cóndor.

El pasado 17 de febrero de 2010, el Presidente del Consejo de Ministros Javier Velásquez Quesquén anunció la ?suspensión indefinida? de las actividades exploratorias de la minera Afrodita en la Cordillera del Cóndor. Según informaron las autoridades políticas, la empresa no pudo acreditar el derecho de uso del terreno a ser explorado. La Constitución (art. 71) prohíbe a los extranjeros tener, ni directa ni indirectamente, minas o tierras dentro de los 50 kilómetros contiguos a cualquier tramo de nuestras fronteras (salvo que haya un decreto supremo que lo autorice y en este caso, no existe dicho decreto).

Esta suspensión se efectuó tras varios reclamos realizados por las 52 comunidades nativas que habitan en la Cordillera del Cóndor, quienes denunciaron a Afrodita por contaminar con mercurio y cianuro los ríos Cenepa y Marañon, afectando a más de 13 mil pobladores indígenas.

Sin embargo, todavía no está dicha la última palabra, proliferan las voces que hablan de un tratado binacional minera entre Perú y ecuador para limpiarle el camino a este tipo de emprendimientos.