Cobre Panamá

El proyecto minero “Cobre Panamá” tendrá tres rajos a cielo abiertos, localizados dentro del Pasillo Mesoamericano Biológico y del Área Protegida Donoso.

Ante esto, los indígenas Gnäbe-Buglé, han realizado una serie de manifestaciones para demostrar su oposición al proyecto.

Sumado a esto, la empresa intentó revocar el Área protegida Donoso, sin embargo, la Corte Suprema de Justicia de Panamá notificó el Fallo de 18 de julio de 2011, que niega el amparo presentado por la Minera contra la creación del Área Protegida de Donoso, que forma parte del Corredor Biológico Mesoamericano del Atlántico Panameño, una de las zonas de mayor diversidad del planeta, y que Panamá se comprometió a proteger en 1997.

Ante esto, se considera imposible que Minera Panamá sea capaz de construir una mina de cobre de grandes proporciones, que incluye plantas termoeléctricas, incinerador, ductos enterrados, lagunas de relaves, carreteras y hasta un puerto, manteniendo al mismo tiempo la integridad del área protegida. De hecho –según el propio estudio- el proyecto destrozará por completo 5,700 hectáreas de bosques y afectará a 167 especies animales endémicas, de las cuales 83 son especies protegidas.
Resulta incomprensible que la ANAM haya aprobado dicho EsIA, cuando ni siquiera tuvo la capacidad técnica de evaluarlo, pues debió contratar a una empresa chilena para ello. Esto hace evidente que la ANAM tampoco cuenta con la capacidad de fiscalizar este proyecto de extracción mineral a cielo abierto, que desbrozará 5 hectáreas diarias de bosque primario durante su construcción, afectando a su vez fuentes de agua y ecosistemas terrestres, fluviales y marinos costeros de manera irreversible.

Fuente: http://www.miningwatch.ca/es/news/acuerdo-de-inversi-n-entre-inmet-mining-corporation-y-koresls-nikko-cobre-inc-viola-la