Carmen de Andacollo

Los efectos sobre la salud (afecciones respiratorias y a la piel), las casas y las plantas hicieron que en 1997 la comunidad iniciara una serie de acciones tendientes a denunciar su problemática ante las autoridades y la empresa. 1996 Aprobación del Estudio de Impacto Ambiental. 1997 Contaminación de la quebrada de Chepiquilla por escurrimiento de soluciones ácidas   El Servicio de Salud de Coquimbo cursa la primera sanción por este motivo, situación que se repetirá a futuro. La Autoridad Regional no reacciona.  Durante más de seis años la comunidad estuvo permanentemente reclamando derechos y acudiendo a todas las instancias para exigir la solución a sus problemas ambientales provocados por minera Carmen.   Aur Resources, de procedencia canadiense, dueña de la mina ha estado eludiendo sus responsabilidades frente a las exigencias de la población de Chepiquilla contigua a las operaciones mineras.  Una de las demanda logradas por la comunidad fue evitar que la empresa ampliara su espacio de operación hacia el área urbana. No obstante este importante logro, la instalación de la mina ha significado graves problemas ambientales y de salud para la comunidad.  OLCA, contactado por la comunidad afectada acompañó las acciones frente al estado y la empresa exigiendo el respeto a los derechos.  Una solución de fondo al problema de Andacollo pasa probablemente por la declaración de zona saturada por contaminación y la no aceptación de nuevas actividades contaminantes. Pero el estado no se encuentra en condiciones ni tiene la voluntad política de intervenir a favor de la comunidad andacollina