Calcatreu

El proyecto Calcatreu fue el primero de la región en proponer el paso a una etapa de explotación. De escala mediana, preveía la sucesiva apertura de nuevos tajos en el futuro. La influencia del caso Esquel, el contexto político y el importante activismo de Ingeniero Jacobacci y otras localidades, llevaron al rechazo del proyecto por parte del gobierno. Hoy, el proyecto continua suspendido y la ley anti-cianuro vigente.

Uno de los grandes opositores es el Parlamento Mapuche de Río Negro, que hasta realizó presentaciones judiciales para que la empresa no continúe con el proyecto. Y también se organizaron Vecinos Autoconvocados, que rechazan cualquier emprendimiento minero a gran escala.

El proyecto se encuentra en la etapa de exploración, pero la compañía admitió que está en „exploración avanzada“. La referencia directa para los habitantes de Jacobacci es Mina Angela, un yacimiento ubicado en Chubut, pero con desembocadura de aguas hacia Jacobacci, zona donde se confirmó la contaminación con cadmio, un metal pesado. El gobierno provincial rechazó el informe de impacto ambiental (imprescindible para iniciar la etapa de construcción) de la empresa. Y sancionó, motivada por la movilización de las organizaciones sociales, la Ley 3981, que paralizó momentáneamente la explotación del proyecto.

Sin embargo, Aquiline Resources advirtió que no se retirará del lugar. El actual senador y aspirante a la gobernación de la provincia, Miguel Pichetto, anunció públicamente que, de ganar las próximas elecciones, una de sus primeras medidas será levantar la prohibición al uso de cianuro.

Las extraordinarias ventajas con que cuentan las empresas mineras multinacionales, contrastan con el nivel de indefensión y dependencia de las comunidades rurales Mapuche-Tehuelche de la meseta centro-norte de Chubut y la Línea Sur de Río Negro. Los sucesivos gobiernos han promocionado el avance de mega proyectos, pero no han mostrado el mismo entusiasmo en incentivar el ejercicio de derechos y la organización de los pueblos originarios y comunas rurales de la zona. Esta asimetría se vuelve una cuestión crítica en la actual coyuntura, ya que comunidades y empresas mineras pretenden hacer uso del mismo territorio. Algunas de las compañías con derechos mineros en la zona son Pacific Rim, Rio Tinto, Portal Resources, United Energy, Teck Cominco, IMA Exploration, Aquiline Resources, Golden Peaks, Cardero Resource, Hochschild Mining, Patagonia Gold, y otras. Las tierras alejadas de la meseta y los acuíferos subterráneos que sustentan la economía pastoril de sus pobladores se convierten en un botín rápido y fácil para el capital transnacional, en tanto las condiciones políticas imperantes contribuyan al despojo.